Impacto

Este es un sitio de Branded Content, creado por Studio DF, área de generación de contenido de Diario Financiero.

Investigación de clase mundial: Los proyectos clave que lideran las universidades chilenas

Con apoyo de Amazon Web Services (AWS), al menos tres universidades locales están desarrollando un trabajo que puede competir con la ciencia del primer mundo.

Por Airam Fernández

Conectar la investigación con el desarrollo es un desafío que actualmente tiene el país. Gran parte de lo que hoy se hace en Chile sale de las universidades, pero hay consenso en que el desarrollo está lejano a esas instituciones.

En Chile, históricamente la inversión en Investigación y Desarrollo (I+D) está por debajo del 1% y muy lejos del 2,3% del promedio de los países miembros de la OCDE, según la última Encuesta Nacional sobre Gasto y Personal en I+D del Ministerio de Economía. A pesar de los recursos limitados, el país puede hacer gala de lo que produce, con un trabajo de investigación que es cuantioso y comandado por científicos que producen ciencia de clase mundial. Los siguientes tres ejemplos lo demuestran.

Data Observatory: Un nuevo polo de desarrollo que cae desde los cielos privilegiados de Chile

Antenas de ALMA Créditos: Sergio Otarola (ESO/NAOJ/NRAO)

En 2019, la Universidad Adolfo Ibáñez (UAI) y AWS se adjudicaron la creación de Data Observatory, para impulsar junto a los ministerios de Ciencias y Economía un nuevo polo de desarrollo con los datos astronómicos que se generan en Chile.

El proyecto fue lanzado oficialmente en enero del año pasado, bajo el privilegiado cielo del desierto de Atacama. Hoy opera con apoyo de transferencia de datos de ALMA, el radiotelescopio más grande que existe.

Carlos Jeréz, director ejecutivo de Data Observatory, cuenta que avanzan a pasos “firmes y rápidos”. Están impulsando y participando proyectos nacionales e internacionales “de alto calibre” y muy variados, dice: desde la astronomía y el cambio climático hasta el Covid-19.

Recientemente fueron aceptados como socios de la Ocean Hackathon, organizada por el gobierno de Francia, en colaboración con INRIA Chile, y están convocando a nuevos aportantes estratégicos y simples, ya sean organizaciones nacionales o internacionales, públicas o privadas, para aumentar su alcance e impacto.

Reflejos de ALMA. Creditos: Pablo Carrillo (ESO/NAOJ/NRAO)

“Es un proyecto de gran relevancia para darle mayor competitividad al país, tanto económica como científica. Tanto así que aparece como parte de las tres iniciativas de futuro de la Política Nacional de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación. Nos permite posicionar a Chile como líder latinoamericano en ciencia de datos, generar capacidades tecnológicas y humanas de primer nivel, y una mayor comprensión de estas materias para aprovecharlas en pro de la sostenibilidad nacional”, detalla.

Por ahora avanzan en dos líneas principales. Por un lado, trabajando con datos astronómicos, donde destaca ALeRCE, proyecto del CMM al que apoyan en conjunto con el Instituto Milenio de Astrofísica. La otra línea de trabajo está en la observación terrestre, donde hoy impulsan varios proyectos con diferentes contrapartes, como la Superintendencia de Medioambiente y la Universidad Austral.

“Entre los proyectos que ya están en funcionamiento destaca el DataCube para todo Chile, que hemos desarrollado junto a CSIRO. Esta plataforma transforma en forma fundamental el uso de imágenes satelitales para el desarrollo de soluciones, investigación y políticas públicas en Chile. Permite que un usuario acceda a los datos satelitales de Landsat desde el año 1986 a la fecha, y a los de Sentinel desde 2017, simplificando el acceso al encargarse en forma automática de alinear, limpiar y unir imágenes”, explica Jérez. En líneas más simples, eso permite acceder a “datos limpios” y listos para su uso, lo que aumenta la posibilidad de acceso para gente que no es experta en datos satelitales.

Jérez añade que contar con los servicios en la nube, como los que provee AWS, es central para todos estos proyectos. “La flexibilidad que permiten hacen factible su creación, dado que en muchos casos sería imposible contar con toda la infraestructura necesaria en forma local para cada uno de estos proyectos. En la forma que los hemos implementado, al contar con plataformas en la nube, podemos escalar su capacidad rápida y dinámicamente, así como también agregar servicios nuevos y tener control granular de los datos y acceso sin grandes complejidades”, detalla.